PROYECTO SIERRA TAXCO

Especies Prioritarias Proyecto Sierra Taxco

Dragoncíto del eje neovolcánico
(Abronia deppii)

abronia deppii

Este hermoso largatija pertenece a la familia de las Abronias. Su nombre se debe al naturalista berlinés Ferdinand Deppe. El tamaño de su área de distribución es muy pequeño y dentro de esta área la especie se divide en dos tipos de coloración: una variante de cabeza gris en el estado de Michoacán y la variante blanca y negra de la foto que se encuentra en el Estado de México, Morelos y aquí en el norte de Guerrero. Las poblaciones de Morelos han sido en gran parte víctimas del comercio ilegal de mascotas y de la destrucción de su hábitat. 

Aquí en el norte de Guerrero existen poblaciones aún mayores, pero también están amenazadas por la deforestación de grandes áreas para la agricultura. Además, la población rural considera a los escorpiones, como se denomina aquí a las Abronias, extremadamente venenosos y peligrosos, por lo que los elimina en cada oportunidad posible. Incluso en las últimas zonas forestales remotas estas espectaculares lagartijas no están a salvo, ya que aquí, en la época navideña, se recogen musgos y epyphitas, con los que se decoran los nacimientos navideños. Una costumbre que no parece tener mucho impacto, pero lamentablemente sí lo tiene. En México hay un mini nacimiento navideño en la mayoría de los hogares en la época navideña y tenemos más de 120 millones de habitantes en el país. La destrucción que se comete en el periodo prenavideño en los últimos bosques de montaña por colectar helechos, musgos y bromelias es enorme y además los recolectores matan las Abronia que caen de las bromelias porque piensan que son peligrosas.

No son buenas perspectivas de futuro para una de las lagartijas más hermosas y fascinantes de México. Sin embargo, consideramos que las Abronias son la mejor opción para ayudar con nuestros limitados recursos. Según lo que sabemos hasta ahora, la especie es relativamente fiel a un sitio y varios individuos pueden vivir juntos en un árbol. Así que debería ser posible proteger a una pequeña población en unos pocos miles de metros cuadrados. Además, según mi experiencia personal, puedo convencer a los campesinos de la inofensividad de esta lagartija. Asi probablemente podemos incluir las propiedades adyacentes de los vecinos en los esfuerzos de protección. Y por último, pero no menos importante, esperamos el apoyo activo de los aficionados de reptiles de todo el mundo, que aprecian a este lagarto como mascota (de sus sueños) y quieren hacer algo contra su desaparición en vida silvestre.

Cascabel de Tláloc
(Crotalus tlaloci)

Crotalus tlaloci es una de las serpientes de cascabel más escasas del mundo. La especie no fue descrita científicamente hasta 2014 y hasta hoy solo se han encontrado unos cuantos ejemplares, lo que probablemente se deba también a su estilo de vida muy escondido. Esta serpiente debe su nombre al poderoso dios de la lluvia de los aztecas, Tlaloc, porque su actividad comienza con las primeras tormentas al principio de la temporada de la lluvia. Al ser una serpiente venenosa, será un reto integrarla en el proyecto.

Tilcuate
(Drymarchon melanurus rubidus)

Para mí el reptil más impresionante de la Sierra. Esta serpiente negra-roja de hasta 3 metros de largo es la reina entre los reptiles locales. Los ejemplares adultos tienen pocos enemigos naturales.  El Tilcuate es actualmente la especie menos amenazada de nuestra lista de prioridades. Tiene una amplia área de distribución en comparación con las otras especies aquí enumeradas y se adapta a diferentes hábitats, climas y altitudes.  La incluimos de todos modos porque, al ser una serpiente predominantemente diurna, entra en contacto con los humanos más a menudo. Lo que, por desgracia, significa que también se le suele matar aquí en Guerrero. 

Como depredador en la cima de la cadena alimenticia, depende de grandes hábitats intactos: ríos limpios llenos de ranas, laderas con poblaciones sanas de reptiles, bosques con aves y roedores.  El aumento de la población, la expansión urbana y la creciente destrucción de los ecosistemas no auguran un buen futuro para la especie. Con nuestro pequeño proyecto, probablemente no será posible crear un refugio para una población de animales tan grandes, pero tal vez podamos promover una mayor comprensión entre la población para estos impresionantes cazadores mediante campañas de información.

Ajolote Arroyero
(Ambystoma rivulare)

Probablemente todos los que han encontrado esta página conocen al Axolotel (Ambystoma mexicanum), la salamandra que nunca pasa por un proceso de metamorfosis  y vive en el agua como una eterna larva. Lo que la mayoría de la gente no sabe, sin embargo, es que el ajolote es sólo una de las varias salamandras acuáticas que hay en México. La mayoría de esas salamandras acuáticas se encuentran en grandes lagos y humedales del altiplano de México, pero también hay algunas especies que habitan en arroyos de montaña. Por ejemplo, el Ambystoma rivulare que se encuentra aquí y se conoce coloquialmente en español como Ajolote Arroyero . 

En la actualidad, esta hermosa salamandra sólo se encuentra en unos pocos arroyos y está expuesta a todo tipo de amenazas. Algunos arroyos se secan porque se utiliza demasiada agua para la agricultura. Otros arroyos están tan contaminados con fertilizantes y pesticidas que se están perdiendo como hábitat, y en los últimos arroyos habitables que quedan, truchas introducidas se están extendiendo y se comen a los últimos ajolotes que viven aquí. 

Probablemente nuestros recursos tampoco serán suficientes para proteger a esta especie, las amenazas a las que se enfrenta son demasiado complejas. Pero al menos intentaremos observar la evolución de las poblaciones en los próximos años.